martes, xaneiro 20, 2009

Entre gritos e insultos abandonaron algunos vecinos el salón de plenos del Concello. Las iras se dirigían principalmente a Dolores García, instantes después de que levantase la sesión. Los ánimos estaban muy caldeados ya y la nutrida presencia de los vecinos de Rubiáns se dejó oir.


Visiblemente desencantado estaba Xurxo Abuín, el presidente la asociación de vecinos O Souto, quien no dudó en calificar la sesión de «antidemocrática», explicando para tal afirmación que «non ten sentido facer un debate de tres horas para finalmente non tomar ningunha resolución».

Abuín, como muchos de los presentes en el pleno extraordinario de los fondos anticrisis de ayer, confiaba en que se pudiese cambiar el curso de los acontecimientos, pero finalmente la sesión bajó el telón sin frutos: «Era difícil pero había unha pequena esperanza de que o tema se reconducira. Estamos baixo a dictadura de cinco persoas que viñeron ao pleno coa postura absolutamente decidida de antemán», aseveró el presidente de la asociación de Rubiáns.

El sentimiento más extendido entre los vecinos de esta parroquia es que «a praza de Rubiáns non se vai a facer» y avisan, por boca de su portavoz, de que «se o que pretenden é botar unha capa de asfalto para lavarlle a cara á praza empregaremos toda a forza que poidamos xuntar para impedilo». El propio Xurxo Abuín recalcó que «ou se fai unha obra digna e en condicións ou non deixaremos que vaian alí a botar un pouco piche, iso témolo clarísimo».

En Ravella sostienen que si

Mientras los vecinos de la parroquia de Rubiáns regresaban ayer a sus casas con mal cuerpo tras el debate plenario, en Ravella insisten en que la obra saldrá adelante con los fondos que concede la Diputación. Además, desde el Consistorio apuntan a que el proyecto está prácticamente listo e incluso podría ser presentado por todo lo alto en las próximas semanas

(Fuente: La Voz De Galicia)

0 comentarios (¡PULSA AQUÍ!):

Participa

INSCRIPCIÓN
*Ficha: engadir enderezo, teléfono, M² de exposición (ata 5m²) e número de asistentes ao xantar.